Paseo y setas con mucho monte

Volver al pueblo es sin├│nimo de perderse por la naturaleza. Esta vez opt├ę por dar un paseo por el monte y ver las setas del oto├▒o. Consegu├ş im├ígenes verdaderamente bonitas y, sobre todo, desconectar (o conectar ­čĄŚ) ­čŹä

Erase una vez, una ma├▒ana heladora con apenas un grado sobre cero. La Monta├▒a Palentina deslumbraba en el horizonte, blanca, por su mant├│n de nieve. El ambiente no invitaba a estar mucho tiempo fuera de casa, lejos del calor de la chimenea. Pero, las ganas de respirar aire fresco superaban la intemperie.

De pronto, se me ocurri├│: ┬┐Un paseo por el monte y ver las setas del oto├▒o? ┬┐Por qu├ę no? Guantes en las manos, doble calcet├şn, camiseta t├ęrmica y el s├║per abrigo de monta├▒a. Todo lo necesario para no morir congelada en el intento. ┬íPreparada para salir! ÔŁä

monte-palencia-monta├▒a-palentina
Monta├▒a Palentina vista desde Buenavista de Valdavia.

En el monte, el paisaje era realmente bonito. Una mezcla de tonos marrones y verdes h├║medos protagonizaba la estampa. El ├║nico sonido era el viento g├ęlido corriendo en zig zag entre los troncos de los ├írboles.

Las setas iban apareciendo entre el ramaje del suelo y los surcos del terreno. Algunas invitan a imaginar peque├▒os ecosistemas a su alrededor… ­čŹä ­čÉŤ

Y as├ş, termina el cuento de c├│mo Caperucita busca la desconexi├│n del bullicio y el agobio madrile├▒o. O, mejor dicho, la conexi├│n con sus propias ra├şces, la naturaleza.­čî▓

setas-monte-palencia-micologia
Amanita muscaria con colores rojos y naranjas

Un cuento que empieza y termina cuando ella misma decide ser el lobo de la historia. ­čÉ║

S.

Panorámica desde Peña Tremaya

Ruta por la Monta├▒a Palentina, subida a Pe├▒a Tremaya.

Descubre una ruta por la monta├▒a de Palencia, sencilla, para toda la familia y con un desnivel suficiente como para disfrutar de las hermosas vistas de la Cordillera.

Era una ma├▒ana de s├íbado, fr├şa y con el cielo en un azul intenso. El sol ya avisaba de que sus rayos iban a brillar durante todo el d├şa. Como buen fin de semana en plena campa├▒a de invierno, por estas tierras del norte de Palencia, unos pocos amigos y yo decidimos dedicar la ma├▒ana a ejercitarnos un poco (todos sab├şamos que la noche iba a ser otra cosa ­čŹ║). ┬íAs├ş que qu├ę mejor que una ruta por la monta├▒a palentina!

Decidimos probar la ruta que sub├şa a la Pe├▒a Tremaya (1.438 m). Reun├şa las caracter├şsticas id├│neas para realizarse en no m├ís de 2-3 horas y el esfuerzo era medio-bajo.

Comenzamos dejando el coche aparcado en el pueblo de Tremaya (siempre en alg├║n lugar donde no moleste a ganaderos, habitantes y veh├şculos). Desde el pueblo iniciamos la ruta por la carretera, retrocediendo sobre nuestros pasos, hasta dar con un camino a mano izquierda. Ah├ş, comenzamos el ascenso direcci├│n sur por un camino.

Ruta por la Monta├▒a Palentina, Pe├▒a Tremaya.
Camino en direcci├│n a la Pe├▒a Tremaya.

El primer esfuerzo es lo más duro que vas a encontrar en toda la ruta. Al terminar esta primera subida, ya estarás a vista de pájaro.

Una vez llegamos a la falda de la pe├▒a, rodeamos por la parte derecha (o la parte que da la sombra en la ma├▒ana). Para nuestra sorpresa, en estas fechas todav├şa quedaba alg├║n nevero.

¡Y vaya que si nevero! En la parte donde nunca daba el sol, llegabas a meterte hasta las rodillas.

Ruta por la Monta├▒a Palentina, Pe├▒a Tremaya.
Vistas desde la pe├▒a Tremaya.

Creo que esta parte de la ruta fue la que alarg├│ el tiempo que hab├şamos estimado. No pudimos evitar hacer alguna trastada con la nieve. Pudimos disfrutar de alg├║n resbal├│n que otro ­čśü. Pero sobre todo, las vistas que ya se empezaban a disfrutar de la cadena monta├▒osa formada por el Pe├▒a Labra (2.018 m), Pico Tres Mares (2.149 m) y El Cuchill├│n (2.174 m).

Continuamos rodeando la pe├▒a por la parte trasera, haciendo un forma circular sobre su falda. Hasta llegar arriba, donde una caseta de vigilancia contra incendios de la Junta de Castilla y Le├│n custodia el panorama. ┬íEra el momento del almuerzo! ­čĄ×(Bendita monta├▒a, qu├ę hambre das).

Ruta por la Monta├▒a Palentina, Pe├▒a Tremaya.
En un nevero con nuestro nuevo compa├▒ero.

├ëramos un grupo de 6 personas y Coyote (un perrito). ┬íAh!, tambi├ęn un mast├şn que se uni├│ desde el principio. Ten├şamos comida para otros 6, pero no qued├│ nada. Hasta una botella de licor de caf├ę subi├│ esa pe├▒a. Estamos preparados para el fin del mundo… ­čĄú

Cuando recuperamos fuerza, era el momento de bajar. El descenso se hace caminando sobre tus pasos. Y en el punto donde se encuentra una casa de campo, se decide si bajar a Tremaya directamente por el camino o, como hicimos nosotros, tirar a mano derecha y bajar por el otro lado de la pe├▒a.

Escogimos el camino feo, el de los matorrales y los ├írboles enredados, con nieve derriti├ęndose y en bajada… Lo dem├ís se lo pueden imaginar jajaja.

El equipo lleg├│ sano y salvo hasta una tierra de pasto al lado de la carretera que une la carretera de San Salvador de Cantamuda con Tremaya. Atravesamos un puente y, pasito a pasito, caminamos por la carretera en direcci├│n Tremaya. Parece corto pero a m├ş se me hizo m├ís largo que subir a la pe├▒a. Quiz├í porque era todo en llano.

Finalmente, llegamos a nuestros coches. Era la hora perfecta para tomar el verm├║ (como decimos nosotros). Un verm├║ que empez├│ con una ronda de cervezas en San Salvador de Cantamuda y termin├│ con una buena comida en el restaurante La Taba probando su men├║ degustaci├│n. No puedo decir m├ís que lo prueben. Soy de monta├▒a, de la comida de la abuela y de platos tradicionales. ┬íEsto fue un fest├şn!

As├ş, es como mis amigos y yo nos dedicamos a hacer turismo de monta├▒a. No es de extra├▒ar que, cada vez que me escapo a mi tierra, est├ę como loca por subir a mi Monta├▒a Palentina. ÔŁĄ

S.