Paseo-por-el-monte_Palencia-con-P_SaraCampo

ÉRASE UNA VEZ UNA MAÑANA DE OTOÑO EN EL MONTE

Volver al pueblo es sinónimo de perderse por la naturaleza. Qué mejor manera de desconectar que pasar una mañana de otoño en el monte.

Érase una vez, una mañana heladora con apenas un grado sobre cero. La Montaña Palentina deslumbraba en el horizonte, blanca, por su mantón de nieve. Sigue leyendo…